Aquellas personas que dicen que el dinero no compra la felicidad tienen razón, pero la frase ha sido usada de forma incorrecta por las personas de estratos sociales medios y altos. Pues si bien es cierto el dinero no es el equivalente a la felicidad, el dinero sí es un medio para alcanzar la independencia, y no se trata de millones y millones de dólares o euros, se trata de libertad, personal y financiera para lograr los objetivos planteados y acumular la mayor riqueza que un hombre o mujer puedas tener, el tiempo.

¿Por qué no consigo empleo?

En muchos casos, la falta de un empleo sólido es producto del auto saboteo o una decisión consciente de no aceptar un puesto de trabajo que sólo genera una sensación de estabilidad momentánea, pero irreal.

Es difícil explicar a otros por qué algunos preferimos no buscar un empleo fijo, estas personas permanecen contentas en su zona de confort y los cambios o las contradicciones les resultan poco placenteros y, en el peor de los casos, inaceptables.

Hablando como alguien que ha pasado por media docena de trabajos en los últimos 5 años, puedo decir, sin temor a equivocarme, que un empleo no es un colchón de seguridad. Las condiciones económicas y ambientales son demasiado impredecibles como para sentirnos realmente seguros, no importa que tan alto o que tanto poder ostentemos, todo es una ilusión.

Ahora bien, esto no quiere decir que ser empleado o trabajador dependiente en una empresa, fábrica o automercado sea algo malo, porque no lo es. Todos tenemos un rol y una función que cumplir, para algunos este estilo de vida es suficiente y hasta satisfactorio, mientras que para otros es algo que pertenece al pasado.

Son dos perspectivas completamente diferentes, en un primer escenario las opciones son ilimitadas; en el segundo, las alternativas son restringidas y condicionadas a las decisiones de otros: superiores, subalternos, los jefes, etc.

En momentos de crisis y necesidad, nuestras emociones tienden a anular el buen juicio y la toma de decisiones se vuelve un proceso difícil y hasta peligroso.

Debemos mantener la calma, respirar hondo y pensar en todas las posibles opciones. Hay que recordar que la meta no es la “seguridad de un empleo”, sino la libertad financiera.

¿El dinero atrae el dinero?

Algunas personas creen que se necesita dinero para conseguir dinero, pero no siempre es así. Muchos hombres y mujeres exitosas a lo largo de la historia comenzaron sin nada y han logrado crear grandes imperios. ¿Cómo lo lograron? Con ingenio, trabajo y perseverancia. Suena sencillo ¿verdad?, pero no lo es.

Además, si estás pensando que para conseguir la estabilidad financiera y un buen estatus social se necesita obtener un título universitario primero, pues déjame decirte que estás errado. La formación académica es importante para ciertas carreras y profesiones tradicionales, pero no es un prerrequisito para alcanzar la libertad financiera.

Muchas de estas personas exitosas de las que te estaba hablando abandonaron sus estudios en varias oportunidades y aun así lograron crear exitosos modelos de negocios, que hasta el día de hoy permanecen en pie y siguen creciendo.

La adversidad es la ventana para las oportunidades. No tengas miedo de fallar. Equivocarse significa que lo intentaste.

¿Qué es el cuadrante del flujo del efectivo?

El cuadrante del flujo del dinero o del efectivo es un diagrama diseñado hace varias décadas ya por R. Kiyosaki. Un empresario norteamericano de reconocida trayectoria que como muchos otros comenzó en la quiebra, con un grado universitario que realmente no utilizó para alcanzar la independencia financiera.

Este plano está dividido en cuatro cuadrantes, cada uno de los cuales representa las distintas formas en como una persona gana dinero.

Es importante resaltar que tu ubicación dentro del plano se corresponde con tus intereses y aptitudes; en algunos casos te ubicarás en la parte superior derecha y en otros en la parte inferior. En muchos casos las personas hacen un recorrido por cada segmento del plano hasta que consiguen un método con el que se sienten cómodos y seguros.

El cuadrante superior izquierdo está representado por la letra E de empleado, abarca a las personas que generan ingresos desempeñándose en un puesto fijo, son trabajadores dependientes que reciben un salario como contraprestación por sus servicios.

El cuadrante superior derecho está representado por la letra D de dueño, incluye a las personas que invierten su dinero en un negocio o empresa que después le genera ingresos o utilidades a partir de las operaciones comerciales que dicho establecimiento realiza.

El cuadrante inferior izquierdo está representado por la letra A de autoempleado, estas son las personas que obtienen ganancias a partir de la prestación de sus servicios de modo independiente. Ellos son sus propios jefes.

El cuadrante inferior derecho está representado por la letra I de inversionista, esta es la persona que invierte capital en otras empresas o negocios y que gana de dinero (e.j.: dividendos) por dichas inversiones, sin necesidad de que intervenga de forma directa en las operaciones de la compañía.

Todos pertenecemos a un cuadrante, pero este estatus no es permanente, podemos cambiar. Todo dependerá del contexto, los intereses y las necesidades.

Diferentes cuadrantes, diferentes estrategias para generar ingresos

Como habíamos comentado, tu posición en el cuadrante no es rígida, de hecho, tienes la posibilidad de cambiar de segmento o trabajar varios cuadrantes para generar más ingresos.

Lo que decidas hacer depende de una serie de condiciones internas y externas: fortalezas, debilidades, valores, amenazas del entorno, experiencias previas, etc. En fin, el cuadrante es un modelo fluido, con múltiples aristas y capaz de generar diversos resultados, tanto positivos como negativos.

Por ejemplo: Imagina que eres profesor de secundaria y además trabajas en la compañía constructora de tu familia. Al cabo de unos años has logrado acumular un importante capital y decides invertirlo en una propiedad para alquiler.

Sigues trabajando para el colegio, pero también estás obteniendo ingresos producto de los arrendamientos de los apartamentos. Si no tienes suficiente capital para invertir puedes solicitar préstamos rápidos sin intereses.