Prestador Es hora de ponerseе Interés 0% Min préstamo Max préstamo Período Obtener préstamos
15 min $ 1000 $ 10000 30 días
15 min $ 100 $ 250000 60 meses
24 horas

$ 1000 $ 12000 30 días

Hoy en día, la cantidad de inversiones está aumentando exponencialmente en todo el mundo. Gracias a las telecomunicaciones globales y la inmediatez que nos brinda internet, la cantidad de inversores aumenta ya que las operaciones online son cada vez más sencillas, rápidas, prácticas y seguras.

Esto también ha traído como consecuencia el aumento de entidades financieras online, que brindan servicios de financiación para toda esa masa de inversores y consumidores que ha generado la era de las comunicaciones y tecnologías de la información. Es así que actualmente casi cualquier persona puede acceder a un préstamo, línea de crédito, financiación a través de inventarios, o hasta un crédito comercial con tan sólo unos cuantos clics. Incluso las entidades financieras tradicionales como los bancos han llevado sus negocios al nivel online, con el fin de satisfacer la gran demanda de alternativas de financiación que se genera en internet.

Pero no todo es sencillez y practicidad en este nuevo paradigma. Lo cierto es que tanta oferta de opciones financieras ha logrado confundir a un gran número de consumidores e inversionistas, los cuales ya no tienen en claro qué alternativa se amolda mejor a sus necesidades y capacidades financieras. No es lo mismo un préstamo que una línea de crédito; y no es lo mismo conseguir financiación a través de inmuebles que aprovechar un crédito comercial. Es necesario conocer las diferencias, ventajas y desventajas de cada alternativa si queremos alcanzar nuestros objetivos financieros.

Entre las opciones más populares en el mercado financiero de hoy en día, la línea de crédito es una de las más demandadas, en especial por aquellas personas o entidades involucradas en procesos de larga inversión, o con necesidades de financiación circulante.

¿Qué es una línea de crédito?

En pocas palabras, una línea de crédito es un contrato entre un banco o entidad financiera similar y una persona jurídica (ya sea individuo, empresa, gobierno o asociación), a través del cual la primera pone dinero a disposición de la segunda, hasta un tope límite y con un plazo de tiempo determinado. Por lo general, la entidad que otorga la línea de crédito percibe intereses periódicos sobre el monto dispuesto, además de comisiones (de haber alguna estipulada en el contrato).

Esto quiere decir que si contamos, por ejemplo, con una cuenta corriente en un banco, la cual no tiene fondos, podemos optar por una línea de crédito si necesitamos hacer uso de efectivo, para luego cubrirlo en el plazo establecido y pagando los intereses correspondientes. Esta alternativa es muy popular entre individuos que necesitan financiamiento circulante, o que quieren abordar inversiones a largo plazo.

Antes de acceder a una línea de crédito, hay que tener siempre presente que los intereses se generan en torno al dinero que se retira y no en torno al tope establecido por el banco o entidad financiera.

Diferencias entre una línea de crédito y un préstamo

Por lo general, muchas personas suelen confundirse entre una línea de crédito y un préstamo. Esto hace que tanto consumidores como inversores tomen malas decisiones al momento de acceder a una alternativa de financiación, ya que no diferencian las características que se amoldan mejor a sus necesidades.

Los préstamos hacen referencia a la entrega de un cierto monto de dinero por parte de una entidad financiera hacia un solicitante o beneficiario, el cual tiene la obligación de devolver esa cantidad de dinero, y sus intereses correspondientes, dentro de un plazo de tiempo determinado.

Por otra parte, una línea de crédito es un contrato a través del cual un banco o entidad financiera similar pone dinero a disposición del beneficiario, con un monto límite prefijado. Este tope nunca puede ser superado, y cuenta con un plazo determinado dentro del cual el beneficiario debe cubrir la suma de dinero que se dispuso, además de los intereses de dicha suma.

Las personas o entidades que necesitan una financiación elevada por única vez, o por un tiempo determinado, optan por un préstamo. Aquellos que buscan disponer de dinero para inversiones largas en el tiempo, suelen elegir una línea de crédito.

línea de créditoLos beneficios de una línea de crédito

Esta alternativa financiera cuenta con muchos beneficios, entre los cuales se destacan:

  • Al momento del vencimiento, el beneficiario sólo debe devolver la cantidad de dinero de la que dispuso, y no el monto límite de la línea de crédito.
  • Las líneas de crédito crean parámetros financieros en los cuales las personas se pueden mover libremente.
  • Las personas pueden renovar una línea de crédito cuantas veces quieran o crean necesario.
  • El pago de intereses se calcula sobre el monto utilizado dentro de un período específico de tiempo, por lo que brinda una mayor flexibilidad dependiendo de las necesidades de financiación y capacidades de pago que tenemos en dicho período.
  • Muchos bancos o entidades financieras similares ofrecen descuentos en intereses de líneas de crédito si se accede además a otros productos financieros de su cartera, lo que permite maximizar el potencial de nuestras finanzas.
  • Una línea de crédito puede ser muy versátil, ya que se puede utilizar eficientemente tanto para compras grandes y gastos recurrentes como para imprevistos que requieran una pronta liquidez financiera.
  • El hecho de poder manejar una línea de crédito a través de una cuenta corriente propia hace de este método de financiación una alternativa cómoda, práctica y segura.

Cómo obtener una línea de crédito

Por lo general, antes de acceder a una línea de crédito es necesario contar con una cuenta corriente o caja de ahorro en un banco o entidad financiera similar. Muchos bancos permiten a sus clientes comenzar el proceso de solicitud online, a través de una planilla que debemos completar con nuestros datos personales.

Es importante saber que antes de otorgarnos una línea de crédito, las entidades financieras suelen evaluar nuestra solicitud en base a nuestro historial de pagos. Este factor es el que decide si nuestra nueva solicitud es viable o no.

Luego se deberá entregar toda la documentación solicitada por el banco con el fin de conseguir la aprobación final de nuestra línea de crédito. Muchas entidades financieras también requieren registrar una firma en el contrato formal, lo cual suele realizarse online.

Hecho esto, y de no requerirse ningún otro acto notarial, el solicitante puede acceder al dinero en unos pocos minutos.