En la actualidad son muchas las causas por las cuales personas en todo el mundo acuden a la solicitud de un préstamo o crédito con entidades financieras.

Desde la compra de una vivienda, pasando por la adquisición de vehículo y hasta el pago de los estudios universitarios o realizar una inversión, son algunos de los motivos más frecuentes.

Los préstamos o créditos van desde tarjetas de crédito como uno de los medios de pago más comunes y recurrentes, créditos de libre destino, rotativos y hasta créditos hipotecarios en caso de querer adquirir vivienda propia.

El objetivo de este artículo es el de informar a nuestros lectores sobre todo lo que deberán tener en cuenta al momento de solicitar este tipo de productos financieros.

Por otra parte, si bien esto suele ser una ayuda, no deja de generar una serie de compromisos u obligaciones que se deben cumplir para evitar inconvenientes financieros a futuro.

Al adquirir un crédito, se toma dinero prestado que debe ser reembolsado en un tiempo previamente estipulado, incluyendo una suma de intereses que se suelen establecer de mutuo acuerdo con la entidad que presta el capital.

Debemos ser sumamente cuidadosos como deudores y honrar los acuerdos financieros en los tiempos correspondientes debido a que el pago fuera de los plazos o el no pago recurrente, generarán gastos por cobranzas y reportes crediticios negativos.

Los costos de asumir un crédito o préstamo, por lo general, suelen variar debido a que este aspecto está supeditado al tiempo que tardaremos en pagar así como costos adicionales que estipulan las entidades financieras por otorgar este beneficio.

Cuanto más rápido se pague un préstamo, menores suelen ser los pagos por intereses o costos del crédito otorgado.

Por otra parte, si estas interesado en solicitar un préstamo de capital, siempre será recomendable que hagas todas las preguntas del caso y aclares tus dudas e inquietudes al respecto.

Lo más aconsejable es que preguntes cosas como cuánto te prestarán y a qué tasas de interés, en qué periodos de tiempo se podrán efectuar los pagos y si es posible o no pagar la totalidad del préstamo antes de tiempo.

Así mismo, es aconsejable preguntar en qué costos adicionales estarías incurriendo si te haces acreedor del préstamo y si es posible o no modificar alguna(s) condiciones del crédito posteriormente a su embolso, y qué implicaría este tipo de cambios.

Adicionalmente, hemos decidido compartirte una serie recomendaciones que deberías plantearte y tratar de responderte a ti mismo con total objetividad y siempre basándote en el estado actual de tus finanzas personales.

¿Para qué planeo endeudarme?

Es una de las preguntas que debes hacerte en primer lugar y antes de realizar una solicitud formal para obtener un préstamo. Recuerda que el objetivo del crédito suele variar y no suele ser igual endeudarse para adquirir una vivienda por ejemplo, que para darse un gusto.

¿Qué cifra o monto requiero para suplir mi necesidad?

Esto es algo que debes tener muy claro debido a que no tiene sentido que te endeudes por una cifra menor a la que necesitas o que contraigas compromisos más difíciles de cumplir debido a la obtención de un monto de capital por encima de lo que requieres.

También debes tener siempre claro tu nivel de ingresos y descontar tus gastos, ya que esto determinará tu capacidad de pago para poder afrontar este tipo de obligación financiera contraída (deuda).

¿A qué entidad financiera es preferible acudir?

Es una inquietud muy común y la respuesta suele ser muy lógica. Es preferible acudir a una entidad financiera que ya te conozca, es decir, una entidad financiera con la que ya tengas un vínculo y en la que poseas un historial de pagos favorables.

También debes recordar que cuanto más fidelizado estés con una entidad financiera, mayores serán tus probabilidades de que te otorguen el préstamo y existe la posibilidad de que te concedan otros beneficios o mayor flexibilidad.
De igual forma, siempre es muy recomendable que contemples otras alternativas a las que puedas acudir y así comparar las condiciones o términos en los que se ofertan los préstamos, y basándote en esto sabrás cual será la que más te conviene elegir.

¡Compara ofertas y condiciones de los préstamos!

Es uno de los aspectos más importantes que debes tener en cuenta antes de concretar una negociación con una entidad financiera en particular.

Para este propósito, puedes ayudarte revisando las condiciones que se plantean para el tipo de préstamo al que deseas aplicar en los sitios webs de las entidades financieras.

También puedes acudir a sitios web especializados en la comparación de productos financieros de consumo masivo y analizar cual se adapta mejor a tus necesidades mediante tablas comparativas de préstamos.

Tener pleno conocimiento sobre tipo de interés del préstamo

Es fundamental debido a que es uno de los costos más elevados por emplear capital prestado. También es conveniente conocer si el tipo de interés que se nos aplica es una tasa de carácter fijo o variable.

Generalmente es preferible decidirse por un interés fijo sobre el monto de capital obtenido debido a que así siempre se pagará la misma cifra en cada una de las cuotas mensuales correspondientes a la obligación crediticia adquirida.

Monto de los pagos o cuotas mensuales del préstamo

Es un dato que debes tener siempre claro y presente. Siempre es aconsejable que te decidas por una cuota o pago fijo para tener la certeza de que vas a poder realizar los pagos en los tiempos pactados.

Otras recomendaciones

Finalmente, debes tener en cuenta aspectos como ser muy cuidadoso con vinculaciones a entidades financieras y leer siempre la letra pequeña de los contratos.