Si hay un obstáculo que impide que la mayoría de los jóvenes invierta y ahorre, es la carga de los créditos estudiantiles. Estudios ha comprobado que este es una de las mayores preocupaciones de los jóvenes luego de haberse graduado de la universidad. De verdad, no se siente bien ver que gran parte de tu salario se ha dirigido directamente a pagar la deuda de un crédito estudiantil.

Los altos costos de las matrículas de las universidades hace que las deudas de un crédito estudiantiles crezcan también exponencialmente. En ocasiones toma hasta 10 años pagar la totalidad del saldo con intereses. Debido a esto, muchos jóvenes limitan sus gastos o posponen empezar una familia porque aún no están preparados financieramente para recibir otras preocupaciones. Entonces, si deseas pagar tu deuda lo más rápido, deberás actualizar la estrategia de pago y afortunadamente en la actualidad existen muchas opciones para ti, incluyendo:

Haz los cálculos necesarios

Para empezar a plantear la mejor estrategia para pagar tu préstamo estudiantil más rápido, debes conocer lo básico. En primer lugar, debes saber exactamente las fechas de pago para saber gestionar tu deuda. Si ya sabes cuándo estarás libre de deuda, puedes trabajar en un plan de acción conveniente para ti y tu situación laboral actual. Pregunta en tu agencia o crediticia sobre estos detalles incluso antes de contraer la deuda, así también evitarás sorpresas.

Hacer pagos adicionales

Esta es definitivamente una de las formas más fáciles de reducir tu deuda. Solo debes intentar pagar más que la cuota mínima mensual. Como no hay multas por pago anticipado, puedes añadir dinero extra y este se restará directo del capital fijo. Aunque puede no ser viable todos los meses o por la misma cantidad. Por ejemplo, si pagas siempre al menos la cuota mínimo cada mes, además de hacer esos doce pagos mensuales por año, puedes intentar hacer un pago extra una vez cada tres meses para sumar un total de 16 pagos por año.

Antes de poner a prueba esta estrategia es fundamental contactarse con la agencia o entidad crediticia, ya que es muy probable que si hagas pagos adicionales sea visto como un abono a la cuota del próximo mes y no un abono al saldo principal. De esta manera, te cercioraras también de no pagar mayores intereses acumulados.

Hacer un pago total

Esta opción parece imposible para quien se graduó de la universidad recientemente. De hecho, es una buena estrategia si tienes una fuente de financiación que te permite pagar tu deuda con una tasa de interés más baja o en menos tiempo. Existen algunas opciones: préstamos de padres o familiares, tarjetas de crédito, créditos bancarios de libre inversión y hasta prestamos sin recibo de sueldo banco nación en caso que no tengas un empleo fijo.

Con suerte, encontrarás un empleo con grandes beneficios y puedas realizar compensar parte de la deuda con bonos, comisiones y aumentos de salario. De la misma forma, las ganancias imprevistas en efectivo son como un regalo caído del cielo. Estos pueden incluir ganar lotería, herencia familiar, reclamo de seguro o ganar una demanda. Ese nuevo automóvil, televisión o las vacaciones soñadas pueden esperar un poco más, mientras dedicas tus esfuerzos a pagar tu préstamo estudiantil.

Pagar cada dos semanas

Otra estrategia de gran aceptación es pagar cada dos semanas. No se trata de pagar el doble del monto mensual, sino de dividir tu cuota mensual por la mitad. Al hacer esto, sin darte cuenta realizarás un pago adicional durante el año. La verdadera fortaleza de esta alternativa es que si recibes tu salario de forma quincenal, no te vas a sentir presionado de gastar gran parte de una quincena al mes en solo pagar tu préstamo estudiantil.

Refinanciamiento

Refinanciar es uno de los mejores movimientos para pagar préstamos estudiantiles más rápido. El objetivo principal de la refinanciamiento de cualquier deuda es reducir las tasas de interés. Para lograr esto, no necesitas declararte en bancarrota sino que puedes ir directamente a la entidad crediticia a solicitar la evaluación de tu préstamo para financiarlos con tasas fijas o variables en plazos de hasta 10 años.

En este caso, lo más aconsejable es que esta solicitud se realice en las primeras etapas de pago, recuerda que las entidades crediticias –especialmente las privadas– tienen diferentes requisitos de elegibilidad y criterios de aprobación. Para maximizar las posibilidades de ser aprobado, debes demostrar un registro puntual de pagos mensuales de otros servicios financieros, demostrar ingresos mínimos y flujo de efectivo mensual libre.

Recorta tu presupuesto

Si deseas tener acceso más dinero pero no puedes aumentar fácilmente tus ingresos, disminuir tu presupuesto es una elección. Aunque puede parecer una medida extrema no hay duda que da resultados rápidos. Lo más importantes que entiendas que no será para siempre, sino solamente mientras te dedicas a pagar tu préstamo estudiantil. Existen diversas formas de lograrlo, dependiendo de tu imaginación y creatividad puedes comenzar por:

• Disminuir las salidas a comer a restaurantes.
• Recortar el tiempo de vacaciones.
• Aprovechar los descuentos y ofertas en alimentos.
• Disminuir el consumo de electricidad y agua en la casa.
• Renunciar al alcohol o los cigarrillos.
• Evitar comprar artículos de lujo o de marca reconocida como computadoras, teléfonos móviles, tabletas, cámaras profesionales, etc.
• Utilizar el transporte público.
• Reducir el uso de tarjetas de crédito.
• Encontrar nuevas formas de ingreso (asesorías, tutorías, diseños, etc.).
• Vender ropa y accesorios usados por internet.