En las naciones democráticas del mundo, especialmente, en donde el libre mercado reina y el emprendimiento es incentivado, la libertad personal abre el camino hacia la independencia financiera.

Pero ¿qué es la libertad financiera?

Las personas tienden a confundir la libertad financiera con los términos riqueza y fortuna personal. Cuando en realidad, aquella persona que goza de libertad financiera, si bien es cierto posee los medios para vivir cómodamente y sin preocuparse por el dinero cada quincena, no posee imprescindiblemente un gran patrimonio, numerosos bienes o un nivel de ingresos elevados, pero sí tiempo libre para el esparcimiento y el crecimiento personal.

Se trata entonces de un enfoque diferente del concepto riqueza; no todas las personas acaudaladas poseen libertad financiera, pero sí todos los que tienen libertad financiera se consideran inmensamente ricos. Son dos perspectivas diferentes de la vida y cómo debe ser vivida.

Todas las personas tienen el derecho a ser felices o, por lo menos, me gusta pensar que sí lo tienen. Entonces ¿cómo alcanzar la libertad financiera? Aunque puede parecer imposible, no lo es, requiere tiempo, perseverancia y definitivamente un poco de esfuerzo. Pero si eres paciente y constante seguramente podrás alcanzar tus objetivos en un periodo relativamente corto.

En este post encontrarás una hoja de trabajo que espero te sirva de guía para conseguir la independencia económica que buscas

No te conformes

No hay nada de malo en ser un empleado, pero trabajar en una oficina desde las 8 de la mañana hasta las 5 de la tarde no es para todo el mundo. La mayoría de las personas siguen los mismos patrones a lo largo de toda su vida, personal y profesionalmente. Y no hay nada de malo en ello, pero esta forma de vivir no es para todas las personas.

Absolutamente todos merecen la oportunidad de encontrar su verdadero propósito y eso que muchos llaman felicidad. Un concepto abstracto y ciertamente difícil de definir y plasmar en una hoja de papel porque somos diferentes, aunque compartimos las mismas necesidades, cada uno tiene un camino diferente que recorrer.

No te bloquees. Si quieres desarrollar un negocio, no te desanimes porque no cuentas con los recursos financieros para empezar aún. Tomará tiempo, pero puedes conseguir el dinero para concretar y expandir tu idea. Confía en ti mismo.

El tiempo es dinero

Creo que las nuevas generaciones son más conscientes que sus predecesores de esta realidad. No dejes perder dinero sentado en una cuenta en el banco que no produce ninguna clase de ingresos o beneficios

Puedes investigar en internet o con un asesor de atención al cliente, pero el principio básico es el mismo: Una cantidad X de dinero depositado en una cuenta a 5 por ciento a un plazo fijo te generará una suma X de dinero por concepto de capital más intereses abonados en u cuenta y sin hacer mucho.

Al respecto, cada entidad financiera ofrece a sus clientes (potenciales y actuales) una serie parecida de productos financieros; las ventajas de estos varían de un ente a otro y, por supuesto, de un país a otro.

Considera invertir en fondos redituables o depósitos a plazo fijo que normalmente requieren importes pequeños. Si tienes un capital importante que deseas invertir en algo seguro, busca asesoría profesional con tu banco de confianza y diversifica tu portafolio de inversiones.

Crea varias fuentes de ingresos

Utiliza cada idea y herramienta que tengas disponible para genera una fuente de ingresos estable y flujo de caja. En mi familia solían decir hay que poner a cocinar varias cotufas a ver cuál explota; en este caso, no queremos que una sola cotufa (proyecto) explote (funcione), necesitamos que varias lo hagan.

El objetivo es contar con varios “planes de rescate”, por si uno de nuestros ingresos (trabajos) falla.

Sé pragmático, examina cuáles son tus talentos o qué cosas te gusta hacer e intégralo en una idea y un plan de negocios. Por ejemplo: Si te gusta escribir como hobbie y eres bueno analizando diversos temas rápidamente, recopilando y organizando ideas y tienes un esquema de trabajo eficiente, puedes dedicarte a crear contenidos para la promoción e información de productos y servicios en venta. Sólo necesitas una PC y conexión a internet.

Esta actividad no es rápida y requiere de un esfuerzo continuo, pero una vez que has encontrado tu nicho y tienes una clientela fija, tus preocupaciones financieras disminuirán considerablemente.

Recuerda que para escribir contenido de buena calidad tienes que practicar, no es algo que ocurra de la noche a la mañana, sobre todo si no tienes un rubro. Escoge un campo/área de redacción afín a tu formación académica y/o intereses particulares. Si tienes experiencia en el sector sanitario como visitador médico, ¿por qué no dedicarte a escribir sobre productos farmacéuticos?

Crea un portafolio profesional y contacta con diferentes compañías, atiende a reuniones o talleres de escritores (copywriters) y utiliza tus habilidades comunicacionales y promocionales para dar a conocer tus servicios en el mercado. A veces, lo único que se necesita es ese único cliente para que el negocio despegue.

Me he encontrado con algunos copywriters que manejan ingresos de hasta 6 cifras (anualmente) escribiendo para un par de empresas de la salud. Esto no quiere decir que la labor de escribir excelente contenido sea sencilla, pero sí puedes vivir cómodamente como escritor si estás dispuesto a trabajar y a invertir tu tiempo.

Finalmente, los copywriters y los redactores tienen funciones distintas, conoce qué los diferencia antes de comenzar. Hay muchos cursos y video tutoriales disponibles en internet, unos gratuitos y otros pagos que te pueden ayudar a agilizar el proceso de aprendizaje y la creación de una receta para el éxito. De cualquier forma, aprender a escribir no es, en la mayoría de los casos, una cuestión de inspiración divina; sí se necesita una chispa de talento, pero también habilidad.

Un último punto que agregar, invierte dinero en tu educación, incluso si tienes que solicitar préstamos solo con DNI rápidos para mejorar tu rendimiento.