La tarjeta de crédito es un instrumento emitido por un banco que sirve como medio de pago o modalidad de financiación en caso de no tener dinero. Este pedazo de plástico identificado con un número y nombre es una creación del sistema financiero para que quienes no tienen efectivo puedan pagar a crédito en tiendas. Como toda deuda, el usuario asume la obligación de devolver no solo el importe, sino también los intereses y comisiones derivadas.

No hay duda que su mayor ventaja es la flexibilidad de pago, con saldos mínimos mensuales o aportes mayores para reducir intereses. Las tarjetas de crédito son el producto financiero más rentable para los bancos, recolectando así alrededor de 30 billones de dólares cada año. Sin embargo, este instrumento se ha convertido en los últimos años en un servicio bancario muy controvertido. Si bien muchos culpan al interés voraz de los bancos por atraer deudores, la realidad es que el uso incorrecto del crédito ha llevado a esta circunstancia. Aquí hay siete cosas que no sabías de las tarjetas de crédito que te ayudarán a aprovecharlas al máximo:

1. Condiciones universales predeterminadas

Si eres usuario preferencial o tienes varios servicios financieros en la misma entidad bancaria, generalmente se ofrecen beneficios como la exoneración de la cuota de manejo de la tarjeta de crédito. Esto se puede realizar en un periodo de seis meses, en ocasiones incluso es un beneficio renovable.

Asimismo, los bancos también premian el buen comportamiento crediticio extendiendo este mismo beneficio aún sin ser usuario preferencial. No obstante, son muy pocos los bancos que informan a sus clientes de estos beneficios y de ser así no mencionan los pasos para acceder a ellos, como por ejemplo realizar primero la solicitud escrita.

2. Es posible comprar sin intereses

¿Sabías que las tarjetas de crédito pueden otorgarte un periodo sin intereses entre 20 y 45 días si realizas tus compras en un cierto periodo durante el mes? dependiendo del momento en que realices tu compra y la fecha de corte en el mes, puedes comprar sin preocuparte por las deudas siempre y cuando sea una sola cuota. En algunos países, esta es una práctica común y beneficiosa para los bancos ya que genera la utilización de la tarjeta más seguido. Sin importar sin son compras grandes o pequeñas, aprovechan la oportunidad de prestar dinero sin mayores consecuencias.

3. Descuentos y promociones

En temporadas como Navidad o San Valentín, algunos bancos realizan campañas de promoción con otras empresas aliadas, en donde se ofrecen compras sin intereses con tarjetas de crédito si se realiza en una tienda o almacén especial. Igualmente, algunas tarjetas de crédito ofrecen boletos de preventa a sus clientes preferenciales de conciertos musicales variados.

El secreto de estas promociones es que la empresa aliada asume el costo del interés de la compra, en vez de dejar que los usuarios lo paguen, para incentivar también el consumo de sus productos y servicios. Esta es una de las razones por las cuales las personas con buenos ingresos deciden solicitar una tarjeta de crédito pues ahorran más con los descuentos y promociones que pagando en efectivo.

4. Muy pocos pagan la cuota máxima

Por conveniencia son millones los usuarios en el mundo que cada mes solo contribuyen con el pago mínimo en sus tarjetas de crédito. Incluso si les toca pagar tres o cuatro veces más interés, muchos usuarios prefieren utilizar las tarjetas de crédito en sus compras diarias, por lo que pueden duran años pagando la misma deuda. Por ley universal, los bancos solo pueden exigir que realice un pago mínimo por lo que los bancos establecen los pagos mínimos en muy baja cuantía, con el fin que las personas mantengan su deuda con el banco y paguen más intereses.

5. ¿Tener una tarjeta de crédito es igual a acabar en bancarrota?

El principal motivo porque las personas se declaran en bancarrota es porque no pueden pagar los saldos excesivos de sus tarjetas de crédito y terminan por meterse en un lío financiero con entidades bancarias. La tendencia a cargar todo a la tarjeta de crédito empeora esta estadística porque nos volvemos dependientes de usar la tarjeta de crédito en todo momento sin medir sus efectos a largo plazo.

6. Se considera el medio más seguro para comprar en línea

En caso que tu tarjeta sea robada o duplicada para realizar algún tipo de fraude electrónico, estarás doblemente protegido de cualquier efecto. Si la página web no es legítima o si el intermediario financiero no pudo protegerse de ataques de hackers, tu información está protegida por las condiciones del sitio por lo que no pueden cobrarte nada indebidamente.

Por contrario, si has realizado un pago con tu tarjeta en una tienda de dudosa reputación, no podrás solicitar la devolución del dinero sin orden judicial. Sin embargo, este proceso puede tardar meses en tener efecto.

7. Sus estadísticas son siempre astronómicas

En la actualidad existen alrededor de 5 billones de tarjetas de crédito en el mundo. En otras palabras, si el planeta existen 7 billones de personas hay un promedio de 0,7 tarjetas per cápita. Este mismo número de tarjetas en el mundo es suficiente para envolver la Tierra por la línea del Ecuador tres veces. Se calcula que se realizan aproximadamente más de 10.000 operaciones con tarjeta por segundo en todo el mundo.