Obtener la aprobación de un crédito bancario no es un proceso fácil. Desde unos pequeños créditos para hacer el pago de un alquiler o gastos personales, el crédito financiero para la compra de un vehículo, hacer un paseo o viaje, para financiar tus estudios, y hasta las hipotecas. En los casos anteriormente mencionados, debes prepararte debidamente pues un pequeño error en los trámites puede resultar en rechazo.

Las entidades bancarias son cada vez más estrictas al momento de elegir un buen candidato para un crédito. Ello es debido a las crisis financieras de años pasados, el aumento en los lavados de activos, así como de las declaraciones de bancarrotas. Ante este panorama es importante estar listo para presentar el paquete perfecto y completo para su revisión y posterior aprobación.

Si bien se sabe, los porcentajes de interés de los Bancos y otras entidades financieras en muchos países han subido exorbitantemente, lo que es verdad es que acercarse a uno de estos es la forma más segura de obtener dinero para superar necesidades económicas. Vale la pena investigar las ventajas o beneficios de adquirir productos financieros en una entidada bancaria en particular antes de presentar la solicitud para asegurarte de tener la mejor posibilidad de obtener la aprobación.

Para ayudarte en el proceso, aquí te presentamos 5 tips útiles al momento de solicitar un crédito bancario:

1. Mejorar el puntaje crediticio

El puntaje crediticio es un indicador importante al momento de aprobar un crédito, puesto que evalúa el historial crediticio del aspirante. Este permite a la entidad evaluar qué tan responsable ha sido un usuario manejando sus cuentas y pagando las deudas adquiridas previamente. Hoy en día es posible el fácil acceso a la información crediticia actualizada que te permita conocer los logros y aspectos a mejorar antes de hacer la solicitud definitiva de un crédito.

En el mismo instante de verificar tu archivo de crédito, te debes asegurar que el registro en las entidades financieras siempre tenga:

• Datos personales correctos y actualizados.
• Detalle de las cuentas financieras.
• Control de los pagos y su puntualidad.

Con estos datos, ya puedes tener claro cómo recopilar documentos clave, tales como estados de cuenta bancarios o declaraciones de impuestos. Tener esas cosas a mano puede acelerar el proceso de la solicitud de créditos por lo que no hay demoras para obtener la aprobación.

2. Tener las deudas bajo control

La descripción anterior entonces nos indica que mantener las deudas bajo control puede caer fácilmente bajo la estrategia de mejorar el puntaje crediticio. No obstante, si se estudia un espectro tan amplio como el comportamiento crediticio se deben tener en cuentas áreas específicas de la gestión de finanzas personales: la relación ingreso y deuda.

Al solicitar un crédito, entre las primeras cosas que revisan los bancos son las deudas actuales. Por esta razón, antes de pedir un préstamo verifica que todos los productos financieros a tu nombre tengan pocos saldos pendientes, cuotas bajas o a pago total. Los bancos necesitan conocer tu capacidad de deuda. Un historial de pagos atrasados o la falta de pagos pueden poner en riesgo tu solicitud.

Para lograr esto, debes evitar los siguientes errores comunes:

• Solicitar crédito luego de haber tomado otros préstamos en los últimos seis meses. Los bancos considerarán que tienes una carga que no puedes asumir con dos préstamos.
• Enviar múltiples solicitudes a diferentes bancos para aumentar las probabilidades de ser escogido en uno.
• Utilizar el cupo máximo de las tarjetas de crédito. Lo mejor es buscar mantener las tarjetas en alrededor del 20 al 25% del límite de crédito.
• No pagar el monto total de cada mes.
• No realizar pagos adicionales.

3. Ser cuidadoso al mostrar ingresos y gastos

Para solicitar un crédito se necesita mostrar los ingresos mensuales y las deudas actuales. Se cuidadoso en el preciso momento de llenar estos datos en el formulario de solicitud formal del crédito. La mayoría de las personas omiten incluir diversas formas de ingresos además de su salario como por ejemplo inmuebles, acciones, joyas, muebles y dividendos. No olvides que estos se consideran también activos y representan una garantía para los bancos de recuperar su dinero en caso de incumplimiento.

4. Solicita sólo la cantidad que necesitas

Desde la perspectiva de los bancos, existe naturalmente un mayor grado de riesgo asociado a prestarte una mayor cantidad de dinero. Por ejemplo, has solicitado un crédito para comprar un vehículo para lo que pides cierta cantidad pero también puedes sentir que sería estupendo tener algo de dinero extra para comprar otra cosa o pasar unas vacaciones. Dependiendo del puntaje crediticio y tu historial de crédito, el préstamo adicional puede ser la diferencia entre ser aceptado y rechazado. Recuerda que en algún punto tendrás que facilitar documentos que soporten la información que se presenta con la solicitud.

Una gran parte de los criterios de elegibilidad se basan en la honestidad del aspirante. Proporcionar información errónea podría dañar la credibilidad como cliente, así que también obstaculiza tus posibilidades de obtener crédito de bancos y otras entidades en el futuro.

5. Tener un plan de respaldo

Lo mejor es estar preparado en caso de no obtener el crédito. Es por esto que debes conocer otros productos o servicios financieros que pueden ayudarte a obtener el dinero necesario. Hay otras opciones confiables como tarjetas de crédito, créditos hipotecarios hasta créditos personales sin recibo de sueldo.

Estar confiado al saber que el rechazo no es el fin del mundo puede ayudarte a estar más relajado durante la entrevista o en todo el proceso en general.