Vivir de sueldo a sueldo es un fenómeno muy común entre los jóvenes que apenas ingresan al mundo laboral. Pero llega un punto que se vuelve imposible llevar el mismo estilo de vida cuando no te queda dinero ni para las vacaciones. Contrariamente a lo que se piensa normalmente, no se necesita ser un experto en finanzas para hacer rendir tu sueldo. Si no sabes cómo empezar, puedes preguntarte primero ¿cómo están mis finanzas y qué debo hacer para mejorarlas? Para estos casos, a continuación están 10 consejos fundamentales para hacer rendir tu dinero cada mes:

1. Hacer un balance de ingresos y gastos

En primer lugar, se necesita saber con cuánto dinero se cuenta cada mes. Elaborar un presupuesto detallado con tu sueldo y stus gastos no te tomará más de diez minutos. Se puede hacer en la computadora, teléfono móvil o en una hoja de notas. Recuerda ser lo más preciso posible.

2. No excederse en gastos

Aunque parezca obvio, un consejo para no hacer rendir tu sueldo es no gastar más de este monto. En esta época de consumismo, cuando no se tiene claro las cuentas y los gastos, es fácil caer en la trampa que la estabilidad del empleo lo es todo. Si te has dado cuenta que estás destinando todo tu sueldo a las deudas, puedes diseñar una estrategia para controlar el porcentaje máximo para gastar en lo más esencial, como por ejemplo:

• Vivienda (incluyendo servicios y reparaciones)
Alimentación
• Transporte (incluido dinero del combustible si tienes automóvil)
• Seguro de salud
• Diversión y entretenimiento
• Cuidado personal
• Suscripciones
• Ahorros.

3. Intentar pagar deudas

Si has gastado mucho dinero de tu tarjeta de crédito o de algún dinero de un préstamo personal, es hora de pensar en soluciones para pagar más rápido o para modificar las cuotas de forma que sean más cómodas para tu bolsillo. Una forma de obtener dinero es acceder a préstamos personales rápidos sin recibo de sueldo, de esta forma no tendrás que preocuparte de si comprueban tu capacidad de pago, pues tener un sueldo fijo no es el requisito principal.

4. Ahorrar

Para quienes están acostumbrados a gastar cada centavo del sueldo, ahorrar es un término imposible de alcanzar. La realidad es que todos poseemos la habilidad de ahorrar. Solo falta hacer un esfuerzo para crear metas de ahorro sin importar la cifra. Este dinero puede servir en el futuro para cualquier eventualidad. Expertos en finanzas siempre recomiendan ahorrar el 30% del salario, pero esto puede trabajarse poco a poco para no desestabilizarse. Después de un tiempo en el que has guardado mucho capital, puedes invertir en activos de gran rentabilidad: comprara una casa para luego alquilarla, tener un negocio pequeño, comprar acciones, etc.

5. Darle un descanso a la tarjeta de crédito

El dinero de la tarjeta de crédito no cae directamente del cielo, es una cantidad que eventualmente se tiene que pagar incluso en un precio mayor. Por esta razón, procura darle poco uso a tus tarjetas de crédito. Esto no quiere decir que debas cancelarla por completo, vivimos en un mundo de crédito y las tarjetas son necesarias cuando no hay efectivo o para emergencias.

6. Controlar el impulso de comprar

Comprar excesivamente es una enfermedad en este siglo. Controlar el impulso de ir a comprar todos los lujos que tienen descuentos no será fácil si tienes años de práctica. La mejor manera de aplicar este consejo es determinar cuánto se gastará, y llevar consigo solo esa cantidad evitando así el exceso. Si bien es cierto esto te cohibirá de ciertos lujos, es ahora el tiempo de preguntarse ¿de verdad necesito de estos lujos?

No olvides que no todo lo que brilla es oro. Las tiendas y almacenes suelen tener tales promociones y descuentos que parece un desperdicio no utilizarlos. Una rápida evaluación de los beneficios y utilidad determinará si es una verdadera oferta u otra estrategia publicitaria para gastar más.

7. Reducir las salidas

Al hacer tu presupuesto te darás cuenta de que uno de los gastos mayores en el mes es sin duda el de las salidas a cenar, cine y conciertos. Aunque el entretenimiento es importante para tu bienestar, considera limitar las comidas o salidas fuera de casa. Puedes empezar por pasar tiempo en familia y amigos preparando recetas o aprendiendo a cocinar. De la misma forma reemplazar ir al cinema con ver películas en casa. Los resultados serán visibles inmediatamente.

8. Restringir el consumo en servicios públicos

Esta recomendación es una forma sencilla de empezar a ahorrar más dinero. Pequeñas cosas pueden hacer la gran diferencia al momento de cuidar de tus finanzas personales. Aquí hay algunos ejemplos:

• Apagar las luces y aparatos electrónicos que no se utilizan el momento.
• Utilizar lámparas ahorradoras o de bajo consumo.
• Cerrar la llave del agua mientras te enjuagas.
• Evitar usar la plancha en todo momento, ya que es uno de los aparatos que más electricidad consume. No es necesario planchar las toallas, sábanas o ropa interior.

9. Encontrar nuevas formas de aumentar tus ingresos

No necesitas ser creativo o emprendedor para tener un nuevo negocio que genere rentabilidad. Sin renunciar a tu trabajo, puedes obtener dinero de ventas de garaje, ventas de libros viejos, ganar dinero haciendo encuestas o blogs por internet. Verás que ninguna de esta requiere de gran esfuerzo o tiempo.

10. Vivir con el mismo sueldo

En el caso de un aumento de sueldo, lo ideal no es aumentar los gastos nuevamente sino seguir viviendo pensando que tienes el sueldo anterior. Por este motivo, es aconsejable que este dinero extra sea destinado para llenar el porcentaje de ahorro mensual.